© Etienne Schmitt – Spéos 2020

Los retratos nos revelan, halagan o disgustan, ya que reflejan una determinada imagen de nosotros mismos con la que tenemos que identificarnos y vivir. Verdadero género fotográfico por sí mismo, el retrato se utiliza en casi todos los ámbitos de la fotografía (corporativa, belleza, ámbito familiar).

Desde un simple encargo de un particular o una empresa hasta retratos artísticos o de prensa, la mayoría de los fotógrafos profesionales tienen que hacer retratos. Sin embargo, el género sigue siendo amplio y variado debido a la multitud de concepciones, enfoques y expectativas de lo que constituye un retrato sólido.

En su actividad diaria, el fotógrafo de retratos puede disparar en estudio o en exteriores -en interiores o exteriores- para crear composiciones complejas. Puede que prefieran centrarse en los detalles, los colores y los rasgos faciales, y trabajar con luz artificial o natural, o incluso combinar ambas.

Existen numerosas formas de inmortalizar un rostro. Sin embargo, lo cierto es que un retrato es siempre el producto de un encuentro y de una relación posterior entre el fotógrafo y la persona fotografiada, establecida en el momento mismo de la toma. La tarea decisiva del fotógrafo es comprender las necesidades y expectativas de su sujeto, para concebir una imagen adecuada a su visión.

Cualidades necesarias para ser fotógrafo de retratos

Las cualidades necesarias para convertirse en fotógrafo retratista son diversas.

Ante todo, el fotógrafo de retratos debe sentir curiosidad por los demás: muestra interés por la gente y los encuentros de todo tipo. Hacer un retrato es ir más allá de las apariencias y revelar la verdadera personalidad de una persona. Para ello, el fotógrafo debe ser capaz de establecer una relación de confianza con el sujeto. Por tanto, es necesario ser pedagógico para guiarles y acompañarles durante el rodaje, darles indicaciones y tomar el control de la situación para conseguir el resultado deseado.

Además de buenas habilidades interpersonales, el fotógrafo de retratos debe estar preparado para cualquier eventualidad. Organizan y anticipan sus sesiones con esmero, ya que sólo tendrán una oportunidad de producir un retrato de calidad. También deben ser capaces de adaptarse rápidamente a entornos y condiciones de luz desconocidos. Por lo tanto, se necesitan excelentes habilidades técnicas y un agudo sentido de la observación para enfrentarse a las posibles incertidumbres de una sesión de retrato.

Curiosidad, aptitudes técnicas, habilidades interpersonales, adaptabilidad, fiabilidad, versatilidad, toma de decisiones, sentido pedagógico, anticipación, así como organización: estas son las principales cualidades que se esperan de un fotógrafo retratista de éxito.

Conviértete en fotógrafo de retratos con Spéos

La formación en Spéos permite a los estudiantes perfeccionar todos los conocimientos necesarios para convertirse en retratistas profesionales. Para ello, pueden cursar un curso de 1 o 2 años con especialización en Estudio o Fotoperiodismo.

Cursos de 1 año:
> Fotografía profesional
> El Fotógrafo Emprendedor en 1 año (RNCP nivel 6 – certificación RNCP36195 registrada el 25/02/2022, impartida por Spéos) – Especialización Estudio

Cursos de 2 años:
> Fotografía profesional
> El Fotógrafo Emprendedor en 2 años (RNCP nivel 6 – certificación RNCP36195 registrada el 25/02/2022, impartida por Spéos) – Especialización Estudio

Cursos de 3 años:
> Fotografía profesional + Vídeo/3D
> El Fotógrafo Emprendedor + vídeo/3D (RNCP nivel 6 – certificación RNCP36195 registrada el 25/02/2022, impartida por Spéos) – Especialización Estudio

Quienes ya tengan una primera experiencia en retratos y deseen mejorar sus habilidades como fotógrafos retratistas también pueden optar por seguir un programa en línea de 14 semanas:
> Fotografía de Retrato Comercial + Bellas Artes – Enseñanza a Distancia

La enseñanza en Spéos incluye todas las etapas -desde la concepción hasta la producción- de un retrato:

  • Conceptualización: conocer la solicitud del cliente, identificar las limitaciones técnicas y las expectativas específicas, formular una idea desarrollando un concepto específico para la identidad de la persona fotografiada.
  • Preparación de la sesión: elección de un lugar o escenario adecuado para resaltar el tema principal de la foto. El fotógrafo de retratos debe explorar el lugar antes de la sesión para convertirlo en un entorno adecuado y controlado que realce la personalidad del sujeto fotografiado. Preparar el propio equipo de iluminación.
  • La sesión de retrato: saber dirigir a sujetos profesionales y no profesionales. Decidir el mejor tipo y combinación de luz. Junto a las técnicas fotográficas de iluminación de retratos, necesitan igualmente dominar a fondo la profundidad de campo. Elegir trajes, atuendos, estilos y accesorios para realzar el retrato. Captura de las propias imágenes.
  • Selección de imágenes: gestionar un flujo de trabajo de imágenes digitales, ser capaz de organizar y editar imágenes para seleccionar las que se retocarán para el renderizado final.
  • Tratamiento de imágenes: dominio de los programas de edición de imágenes (Photoshop, Lightroom, etc.), para garantizar una posproducción de calidad y obtener grandes fotos.

Combinando teoría y práctica, los programas de fotografía de Spéos proporcionan a los estudiantes una serie de conocimientos que les permiten profesionalizarse -establecer su negocio de fotografía- y especializarse aún más como retratistas. Los conocimientos incluyen técnicas esenciales inherentes a la fotografía de exteriores e interiores, un profundo conocimiento de los programas informáticos de posprocesamiento, así como la capacidad de gestionar y distribuir imágenes digitales con el fin de promocionar su actividad. Por último, pero no por ello menos importante, los estudiantes también desarrollan su propia identidad visual mediante la creación de un portafolio que refleje su estilo.

Un punto esencial del método pedagógico impartido en Spéos: los alumnos aprenden y practican la fotografía utilizando el Stop-System -un método desarrollado por Spéos-, lo que les permite comprender y dominar las técnicas de iluminación fotográfica y los equipos de iluminación, para poder trabajar de forma rápida y autónoma hacia un estilo fotográfico propio.

Oportunidades, carreras y perspectivas

Hoy en día, los fotógrafos de retratos trabajan sobre todo como autónomos. Como el retrato es un campo bastante amplio, tienen que ser muy versátiles. Suelen tener varios clientes y pueden responder a solicitudes de particulares (fotos de familia, turismo, bodas, etc.), así como a peticiones de imágenes por parte de empresas de los ámbitos público y privado (administraciones, agencias de publicidad, organizaciones de prensa). Algunas carreras de fotografía de retrato también se desarrollan en la dirección de bellas artes, lo que implica exposiciones en galerías de retratos y museos de fotografía, junto a clientes privados.

Así pues, hay un gran número de puntos de venta disponibles, pero -como para cualquier empresa de nueva creación- se necesitan hasta dos años antes de que los fotógrafos retratistas desarrollen plenamente su actividad y consigan hacerse un nombre. De ahí que la fiabilidad y unas excelentes habilidades interpersonales sean fundamentales para hacerse un hueco en un mercado bastante competitivo.

> Ver el trabajo de los licenciados de Spéos
> Lea los testimonios de antiguos alumnos de la escuela

Inscripción y contacto

Las inscripciones están abiertas todo el año y sujetas a disponibilidad.
No dude en ponerse en contacto con Spéos si tiene alguna pregunta sobre este programa.
En cualquier momento puede venir a visitar la escuela, sólo tiene que concertar una cita.

Cómo llegar a Spéos París

¡Venga a visitar Spéos (preferiblemente con cita previa)!